Literatura y Astronomía

Uno de los más interesantes subgéneros producidos en la literatura de la modernidad ha sido, no cabe duda, el de la ciencia-ficción. Dicho subgénCyrano_engraving_002ero es uno de los más antiguos que podemos encontrar, puesto que sus orígenes se pueden remontar hasta unos remotos antecedentes que comienzan con un escritor francés que vivió en el siglo XVII: Héctor-Savinien de Cyrano de Bergerac. El célebre escritor y poeta de la prominente nariz (cuya propia vida recogida en la comedia de Edmond Rostand “Cyrano de Bergerac” fue aún más célebre que su obra) fue también el autor de dos novelas relacionadas con la observación astronómica: la «Historia cómica de los estados e imperios de la Luna» (1657) y la «Historia cómica de los estados e imperios del Sol» (1662), obras en las cuales se conjugaron una extravagante mezcla de fábula, racionalismo y fantasía.

Sin embargo, el verdadero arranque para la ciencia-ficción, como no podía ser de otra manera, se dio con la obra de aquel innegable pionero y visionario que fue el francés Julio Verne, quien fue autor de varias novelas que pueden considerarse inmersas ya dentro de este subgénero, y entre las cuales se pueden citar unas cuantas que, aunque en clave de aventuras, están muy relacionadas con la ciencia astronómica y llacazadelmeteoro02a investigación espacial: «De la Tierra a la Luna» (1865); «Alrededor de la Luna» (1870); «El eje de la Tierra» (1889); «La caza del meteoro» (1908); etc. Curioso resulta que a punto de celebrarse el 40 aniversario de la llegada del hombre a la luna, mucho antes el escritor francés ya hubiera fantaseado largo y tendido al respecto. Como bien puede apreciarse, y en palabras del escritor y teórico Fernando Pintos  “nos encontramos ante una completa producción, lo cual demuestra que la ciencia-ficción no fue en Verne ni una casualidad ni un aislado golpe de suerte, sino una larga y muy meditada tendencia“.

Desde los tiempos de Julio Verne, el subgénero de la ciencia ficción, y dentro de él, la temática de la astronomía y la exploración espacial, ha sido una constante y una continua fuente de libros que mezclan a modo de cóctel: ciencia, reflexión e imaginación. El 19 de marzo del año pasado fallecía a los 90 años de edad el último de los que podríamos denominar los tres grandesde la ciencia ficción junto a Isaac Asimov y Carl Sagan. Se trataba del inigualable Arthur C. Clarke. Los tres escribieron ciencia ficción, en ocasiones más seria, en otras pura fantasía; los tres trabajaron en diferentes ramas de la ciencia (bioquímica, planetología y astronáutica, respectivamente); y lo más importante: los tres divulgaron la ciencia, supieron conectar con el público y sirvieron de inspiración a un gran número de personas que ahora leen o hacen ciencia y que cuando miran hacia las estrellas lo hacen con la misma curiosidad, interés y extrañeza con la que lo hacían estos excelentes divulgadores. 

clip_image001

 

Volver a inicio

Volver a Cine y literatura de la Astronomía


Una respuesta to “Literatura y Astronomía”

  1. […] Es en este punto cuando la ciencia ficción más imaginativa ha tomado el poder a tráves de la literatura y de sus grandes figuras. Pero también es aquí cuando la ciencia se ha encaminado hacia la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: