Buscando vida inteligente: el programa SETI

La búsqueda de inteligencia extraterrestre de forma científica comienza en 1960 cuando el astrónomo Frank Drake dirige por primera vez una antena hacia dos estrellas relativamente cercanas y lee las frecuencias del espacio radioeléctrico en busca de alguna señal. A partir de entonces soviéticos y estadounidenses inician sus programas de búsqueda de inteligencia extraterrestre mediante barridos más o menos sistemáticos del cielo. Del programa soviético muy poco se ha sabido pero la NASA empleó bastantes recursos mediante dos estrategias simultáneas: de un lado investigarían las 1.000 estrellas cercanas más próximas con alguna posiblidad de tener un sistema planetario y de otro harían un barrido menos intenso de todo el cielo. Esta iniciativa se conocería como programa SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence).

Desde el año 1988 se iniciaron los estudios preliminares y se abordó la definición de las tecnologías necesarias y la fabricación de los equipos. En 1992 se iniciaron los trabajos sistemáticamente. Pero el escepticismo de algunos sectores, la falta de resultados y el contexto político, en el que la carrera espacial comenzaba a perder importancia, hizo que se cancelaran los fondos del proyecto apenas un año después de su inicio.

El testigo lo recogió el Instituto SETI, que desarrolla su proyecto Phoenix para seguir con las investigaciones con fondos privados. Esta investigación consistía en escuchar todas las frecuencias entre 1000 y 3000 MHz (dos millones de cada frecuencias) para cada una de las mil estrellas más próximas con posibilidades de albergar planetas y, por tanto, vida. Las escuchas se hacían desde grandes radiotelescopios terrestres pero no obtuvieron resultados positivos.

Una vez agotados los recursos públicos, el desarrollo de Internet ha permitido dar un paso más en la SETI consistente en descentralizar las tareas de descodificación e interpretación de las señales en millones de ordenadores repartidos por todo el mundo mediante el proyecto SETI@home. . Antes, todos los cálculos se realizaban en ordenadores especiales de los propios observatorios. En 1995, el científico David Gedye, apoyándose en las posibilidades de Internet y en el espíritu colaborativo y desinteresado del proyecto, se propuso convertir SETI en un superordenador global virtual.

La cosa, más o menos, funciona así: cualquier interesado con PC e Internet se puede descargar un programa que, a modo de salvapantallas, aprovecha los tiempos muertos para conectarse al servidor del programa SETI, descargar unos cuantos paquetes de información en bruto, descodificarla, interpretarla, empaquetarla de nuevo y enviarla hacia el servidor.

Joel, un joven catalán estudiante de Física participa en el programa SETI@home desde hace un par de años y es un miembro activo de la comunidad española del programa. “Suelo tener el ordenador encendido todo el día, así que cuando se aburre se pone a buscar extraterrestres”, bromea al respecto del salvapantallas SETI@home.

Pantalla del programa SETI@home en funcionamiento

“El programa SETI se dedica a buscar señales radioeléctricas en el espacio. Esto se debe a que Drake, Sagan y otros científicos creían que la simplicidad de esta señal hacía que pudiese ser utilizada por civilizaciones extraterrestres, más avanzadas o retrasadas”, comenta Eduard Ros, astrónomo de la Universidad de Valencia.

“Al principio, me hacía ilusión pensar que mi ordenador podría ser el que detectase la señal que cambiaría para siempre la Historia, pero ahora sigo por la comunidad de usuarios. Son sobretodo, gente interesada en la ciencia o la astronomía, pero también hay mucho aficionado que sigue con interés cualquier “ruido” que llegue del espacio exterior”, señala Joel. Con más de 5 millones de usuarios repartidos en 200 países, el programa SETI se ha constituido como “la segunda computadora más poderosa de la Tierra” en cuanto a volumen de la información procesada, según la propia organización. Todavía no se ha encontrado ninguna señal del espacio exterior, pero la búsqueda continua.

Volver a inicio

Volver a ‘¿Hay alguien ahí afuera?’

Anuncios

Una respuesta to “Buscando vida inteligente: el programa SETI”

  1. […] figuras. Pero también es aquí cuando la ciencia se ha encaminado hacia la astrobiología, la búsqueda de vida inteligente, de mensajes ocultos y al gran sueño de encontrar civilizaciones más allá de la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: